Buscar
  • 67alejandrovasquez

¿A QUIEN DEBEMOS ORAR? -By Rev. Gustavo A. Portillo

En el Antiguo Testamento, es evidente que toda oracion era dirigida a Dios, el Creador del universo. Siempre al inicio de la oración el que oraba, introducía palabras de alabanza, de gloria, agradecimiento y reconocimiento a la existencia y a las obras maravillosas de Dios, para después venir con el resto de la oración.

Veamos este ejemplo con la oración del Rey David:

1 Crónicas 29: 10 Asimismo se alegró mucho el rey David, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: «Bendito seas tú, Jehová, Dios de Israel, nuestro padre, desde el siglo y hasta el siglo. 11 Tuya es, Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. 12 Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el dar grandeza y poder a todos. 13 Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre. 14 Porque ¿quién soy yo y quién es mi pueblo, para que pudiéramos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.

El judío no venía a Dios en el nombre de alguien más, sino que su introducción era la doxología (Palabra de gloria).

En el Nuevo Testamento los discipulos son enseñados a orar a Dios por primera vez, llamandole Padre. El concepto de llamar padre a alguien en la mente de Los judios, era muy delicado, ellos nunca oraban llamadole a Dios Padre, porque haciendolo así se hacían igual a Dios, según ellos.

Por está razón se enfurecían contra Jesús porque él llamaba a Dios: Padre.

Juan 10: 30 El Padre y yo uno somos 31 Entónces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearlo. 32 Jesús les respondió: —Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis? 33 Le respondieron los judíos, diciendo: —Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia, porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

Nos damos cuenta? Llamar a Dios, Padre, para ellos era hacerse igual a él.

Ellos al que llamaban Padre era a Abraham.

Juan 8:39 Respondieron y le dijeron:

—Nuestro padre es Abraham.

Juan nunca pudo haberle enseñado a sus discipulos a orar a Dios como Jesús lo hizo: " Cuando oreis orad así: PADRE NUESTRO que estás en los cielos ..."

Que dice 1 Juan 3:1? Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él.

Cristo vino a cambiar el patron de la oración ahora él nos enseña que oremos a su Padre y nuestro Padre en su nombre.

Leamos esto con mucho cuidado: Juan 16: 23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo que todo cuanto pidáis al Padre en mi nombre, os lo dará. 24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo.

Cristo ahora enseña que a quien se debe de orar es a su Padre en su nombre.

Los apostoles ahora lo practican orando al Padre, como también Pablo lo hace y lo enseña. Veamos algunos pasajes: Hechos 4: 23 Al ser puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho. 24 Ellos, al oírlo, alzaron unánimes la voz a Dios y dijeron: «Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; 25 que por boca de David tu siervo dijiste:

»“¿Por qué se amotinan las gentes y los pueblos piensan cosas vanas? 26 Se reunieron los reyes de la tierra y los príncipes se juntaron en uno contra el Señor y contra su Cristo.” 27 »Y verdaderamente se unieron en esta ciudad Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, CONTRA TU SANTO HIJO JESUS, a quien ungiste, 28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. 29 Y ahora, Señor, mira sus amenazas y concede a tus siervos que con toda valentía hablen tu palabra, 30 mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades, señales y prodigios MEDIANTE EL NOMBRE DE TU SANTO HIJO JESÚS".

A quien oraban ellos? Está claro que al Padre.

Veamos a Pablo: Efesios 1: 15 "Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos, 16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, 17 para que el DIOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EL PADRE DE GLORIA, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él..."

Aqui es obvio que Pablo ahora ora al Padre, quien es el que provee.

Veamos ante quien Pablo dice que dobla sus rodillas en oración:

Efesios 3: 14 "Por esta causa doblo mis rodillas ANTE EL PADRE de nuestro Señor Jesucristo 15 (de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra), 16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu".

Cuál es entónces la forma correcta para orar?

Veamos como nos dice, también, Pablo que debemos de orar:

Efesios 5: "20 dando siempre gracias por todo al DIOS Y PADRE, en el NOMBRE de nuestro Señor Jesucristo".

Cristo nos enseña que oremos al Padre en su nombre. Los apostoles obedecieron y Pablo exhorta a que obedezcamos orando al Padre en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Porqué entónces hay muchos creyentes que le oran a Jesús, y otros le oran hasta al Espiritu Santo?

Acaso, no es Jesucristo el que intercede por nosotros al Padre? Acaso, no es el Espiritu Santo el que nos ayuda con gemidos indecibles cuando estamos orando y no sabemos como pedir?

Romanos 8: 26 "De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles".

Ciertamente Cristo es Dios y El Espíritu Santo es Dios, pero debemos respetar el orden que Dios ha puesto de cómo debemos entrar a su presencia.

Respetemos este orden divino:

1 Corintios 8: 6 para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas y para quien nosotros existimos; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual han sido creadas todas las cosas y por quien nosotros también existimos.

Jamás Dios permitirá que alguien cambie su orden presente:

1 Corintios 11:3: Pero quiero que sepáis que Cristo es la CABEZA de todo varón, y el varón es la CABEZA de la mujer, y Dios la CABEZA de Cristo.

Dios te bendiga y la proxima vez que ores dirigete al Padre en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo y orando en el Espíritu Santo.

Judas 20 "Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo,..."

Te gustaría hacer share está información, hazlo para la gloria de Dios.


-By Rev. Gustavo A. Portillo

https://www.facebook.com/gustavo.a.portillo.3



5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Radiomp Maranatha
  • Radio MP Maranatha